Acerca del Tránsfuga

La palabra tránsfuga deriva del latín tránsfuga, con guión alto en la  u. El Diccionario de la Lengua Española ofrece tres acepciones de la voz. La primera se refiere a “la persona que pasa de una ideología o colectividad a otra”. Una conducta si se quiere frecuente. La tercera alude al “militar que cambia de bando en tiempo de conflicto”. Memora canalladas cometidas otrora, en tiempos de alternancias y de golpes de estado.

La segunda acepción del término define una calamidad muy actual. Se refiere al tránsfuga como la “persona que con un cargo público no abandona este al separarse del partido que lo presentó como candidato”. Una catástrofe propia del paisaje político argentino, en especial precipitada por la hecatombe institucional y económica de fines del año 2001. Describe actitudes de legisladores que, en el marco del infortunio de la atomización de los partidos políticos, abandonaron al suyo, pero conservaron sus bancas. Un añadido: algunos fueron elegidos, por períodos sucesivos o alternados, varias veces bajo la bandera de diferentes emblemas partidarios. O liaron sus bártulos de oficinas legislativas a cargos ejecutivos, sin renunciar a sus asientos primitivos. E incluso cambiando de partido.

Nos estamos acostumbrando al drama. Hasta hemos creado un vocablo perteneciente al argot político nativo para definir el fenómeno: borocotización, derivado del apodo Borocotó con que se conoce al médico, periodista y político Eduardo Lorenzo, heredado de su padre Ricardo Lorenzo, un entrañable periodista deportivo. Así como las generaciones contemporáneas no conocen quién fue el coronel Artemio Gramajo ( leal edecán de Julio A. Roca, frecuente violador del tercero de los pecados capitales) pero comen diariamente el revuelto que lleva su nombre, las generaciones futuras no recordarán las raíces del término borocotización ni cuáles fueron las circunstancias que dieron comienzo a que se usase, pero sí su significado; y perpetuarán dicho término como sinónimo de tránsfuga.

Describe un aspecto poco menos que de república degradada.  El pobre funcionamiento de nuestras instituciones afecta el desarrollo argentino, le hace perder año a año  posiciones a escala global. Pero en los hechos es la conducta de los hombres que están circunstancialmente al frente de esas instituciones la que las prestigia o las derrumba, precipitando en este último supuesto un sentimiento colectivo de falta de credibilidad muy peligroso. Los tránsfugas en nuestra historia de doscientos años fueron un fenómeno – durante mucho tiempo- apenas excepcional. Cuando alguno saltaba a la luz pública, se convertía en mácula para la sociedad. Los tránsfugas no se visualizaban como acontecimientos ordinarios en tiempos de Domingo Faustino Sarmiento, Julio A. Roca, Hipólito Irigoyen, Arturo Frondizi o Raúl Alfonsín, por tomar cinco faros representativos de distintas ideologías y modelos de país.

En cambio hoy lo son. Es nuestro infortunio. La segunda acepción de la palabra (“persona que con un cargo público no abandona este al separarse del partido que lo presentó como candidato”) es un dato común. Está en nosotros acostumbrarnos a que gobiernen los  tránsfugas, o procurar, con nuestra conducta y militancia, su repudio.

Ese es el dilema real. No alcanza con declamar sobre la bondad de las instituciones si a la par quien declama se distrae de los hechos, pretextando que la política es asunto de otros, o justifica a un tránsfuga alegando atenuantes. Así termina convirtiéndose en cotidiano lo que debiera ser excepcional. Si la tolerancia a los tránsfugas muda o se convierte en algo natural, reclamar por mejores instituciones acaba siendo una utopía, un ejercicio de oratoria hueco.

O una falsía a la medida de nuestra circunstancia tránsfuga.

Compartir

42 pensamientos en “Acerca del Tránsfuga

  1. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Las reflexiones de Mario Cerruti Gianetto, bien que referidas a momentos históricos diversos, son actuales. Es penoso decirlo, pero así es. Genuflexos, obsecuentes y alcahuetes los hay ahora. Y cerca

  2. Mario Cerruti Gianetto

    Respecto al “trànsfuga”que podrìa ser el polìtico que no respeta disciplina partidaria,propenso a la “borocotizaciòn”,al cambio de vestitura en absoluto y definitivo sòlo beneficio propio,corresponde lo que ya dijera Bruto el viejo,tìo del que hundiò por ùltimo su daga en el cuerpo de Cèsar:”¿Què debo hacer yo por la sociedad,si ella nada hace para mì?Principio del absolutismo que se diò en todas las èpocas hasta nuestros dìas.Recuerdo una anècdota del Zar Alejandro II de Rusia,llamado “el Grande”,puesto que manumitiò a los siervos,cuando,en una reuniòn del Consejo,indudablemente a tìtulo “animus jocandi”-pero nadie lo sabìa-propuso a una persona para un cargo en la Corte.Se aceptò de inmediato por la masa servil.El zar,de inmediato aclarò que se trataba de su sastre.Hete aquì por què el ùkase de parte de Alejandro II aflojando el absolutismo,dando màs poder a la Duma y preconizando la redacciòn de una Constituciòn,al morir en atentado Alejandro II,en atentado perpetrado extraña ironìa por la màs extrema derecha,su sucesor e hijo,Alejandro III diò una ojeada desdeñosa al ùkase de su padre y diò curso a una polìtica absoluta de “rusificaciòn”.Ya en los albores de la Gran Guerra,el gran duque Pablo,tìo delzar Nicolàs II,lo exhortò en nombre de la familia real,a flexibilizar el sistema.El ùltimo zar,contestò displicente sacudiendo la ceniza de su cigarrillo.”Lo que me pides,es imposible.He jurado transmitir elpoder absoluto a mi hijo”.-Las consecuencias estuvieron a la vista.Làstima que secuencias històricas como la citada,se repitieron de una forma u otra en el curso de la historia,generalmente con acompañamientos de nùmero,respecto a los cuales sòlo importaba la obediencia absoluta,sin tenerse en cuenta capacidad.

  3. www.emarketschool.com

    A really informationrmative post and lots of actually honest and forthright comments produced! This undoubtedly got me thinking a whole lot about this concern so cheers a whole lot for dropping! 34951

  4. rahaa netistä

    Following examine a couple of of the weblog posts on your web website now, and I truly like your manner of blogging. I bookmarked it to my bookmark web site record and will probably be checking back soon. Pls take a look at my web page as nicely and let me know what you think. 381555

  5. Homepage

    Youre so cool! I dont suppose Ive read anything like this before. So nice to search out any individual with some original thoughts on this subject. realy thank you for starting this up. this website is one thing that’s wanted on the web, somebody with a bit of originality. useful job for bringing something new to the internet! 850313

  6. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Gracias Mario por tus siempre acertados, profundos y eruditos comentarios. Todos tus posts, de alguna manera, representan la esencia de este blog, el enlace entre el pensamiento intelectual, la política y la literatura

  7. Mario Cerruti Gianetto

    EL TRÀNSFUGA-PRINCIPIO ÈTICO QUE VULNERA
    En la Etica a Nicòmaco,Aristòteles dice que la ètica es la ontologìa del hombre.El contenido de la ètica aristotèlica,es principalmente una caracterologìa:una exposiciòn y valoraciòn de los modos de ser del hombre,de las diferentes maneras de almas y de las virtudes y los vicios que tienen.Sèneca en su “De vita beata”lo comparaba a las amapolas que crecen en un campo de trigo y lo embellecen,por añadidura,sin haber sembrado ni buscado.Citando a Ariosto,en su “Orlando Furioso”,traducciòn mediante,se puede leer que manifiesta:”Nadie puede saber de quien realmente es amado,cuando feliz en la rueda de la vida està.Que los verdaderos y fingidos amigos a su lado,muestran una misma fe.Pero que cuando vuelve en triste el feliz estado,vuelve la turba aduladora el pie.Pero quien de corazòn ama, queda firme y quiere a su señor despuès de la muerte.Referencia a las fidelidades hacia los partidos polìticos.Los regìmenes anglosajones,Vid
    Norte Amèrica,Gran Bretaña,los paìses nòrdicos por ejemplo,tienen tres o cuatro partidos a lo sumo.La existencia de muchos partidos polìticos,puede señalar una convicciòn sì,pero en ocasiones una “borocotizaciòn”.¿Dònde se ubica la fidelidad? En una convicciòn,en un egoìsmo,en una ambiciòn?.Se señala en ocasiones una supuesta falta de maduraciòn.Em Italia,antes que el sistema colapsara,coexistìa el “pentapartidismo”.-Partido Demòcrata Cristiano,Liberal,Republicano,Socialista Democràtico y Socialista.Pero en lo que respecta a todos ellos,se respetaban los principios y la esencia de cada uno y primaba el interès nacional.Repito.Hasta que circunstancias propias de la polìtica,no siempre claras,hicieron que colapsara el sistema.Los ministerios,eran dados a representantes de los diversos partidos.Lo que primaba y debe primar siempre,es el amor a la patria.Repito:De izquierda o de derecha de que?.Lo esencial siempre debe ser el sentir de patria,por encima de todo.De egoìsmos,de cualquier demostraciòn de “partidocracia”,de ambiciones impropias.La figura del “trànsfuga”,es lamentable por cuanto no siente,no quiere,no ama.Cae en un facilismo egoìsta y ello sì que es lamentable.Nada que ver con el principio de lo que es ètica,tan bien expresado por Aristòteles en su Etica a Nicòmaco.

  8. Pingback: La Importancia de Llamarse Honesto | El Tonto y los Sabios

  9. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Tomamos nota de la propuesta de Dulce Soledad Suárez.
    Como hoy comenzamos con la primera de una serie de notas sobre “Desarrollo o hambre”, les pedimos a aquellos que deseen opinar sobre libertad, información y acceso a la información, incluso con material que abra el debate apropiado, envien material que subiremos al link “Los sabios”, reservado para colaboradores, pensadores y escritores invitados.

  10. Dulce Soledad Suárez

    Antes de continuar opinando, como si este fuese uno de esos foros de gente que se la da de “Progresista”, siendo en realidad unas pobres ideas propias de unos fracasados, tendríamos que partir por definir que es “Libertad”, “información” y luego “acceso a la información”. Sin llegar a ser dogmática, siento que son los tres conceptos vagos, y con una carga emocional que en éstos tiempos merecen lugar a la reflexión.
    Aprovecho para proponer debatir sobre éstas tres ideas.
    Saludos cordiales,
    Dulce

  11. Tato Damario

    Coincido con Carlos. La información nos hace libres. Por lo menos a los que tenemos acceso a ella. En este país cada vez hay más banda ancha, y eso que no nos va bien

  12. Carlos

    El punto que toca Eugenia es delicado, y quizás en el contexto actual hasta utópico. La publicación como elemento debilitador de las instituciones es discutible. ¿Qué preservamos y qué perdemos al no publicar información? ¿Es posible todavía ocultarla?

    La información es sana si sirve para entender, y si es recibida por un público educado. Es mejor un pueblo informado y con capacidad de pensar, para que los tránsfugas no sigan dando vueltas en los cargos públicos.

  13. Eugenia Morales

    Aclaración: Cuando nombro a Churchill no me refiero al emisor del mensaje (en este caso DulceSoledad) sino al contenido, “no está mal pasarse de bando”, “… mientras no se vaya contra la etica” – contradicción-contraria, ilógica per se, la cual no comparto.

    Esa frase es la que me hizo acordar a Churchill, el más elegante de los traidores, de inteligencia sobrenatural.

    Respecto a lo del tránsfuga al igual que han expresado otros lectores de este texto – por cierto brillante- pareciera que los conceptos están expuestos y ahondar sobre ellos sería redundante y subjetivo.

    Por otro lado me animo afirmar que este tipo de especímenes abundan en absolutamente todos los gobiernos, sólo que en otros Estados estas actitudes se castigan severamente pero JAMÁS se publican – a modo de preservación de las instituciones-. Cuestión que a nuestro jóven país nos falta aprender.

    Saludos cordiales.

  14. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Va nuestro agradecimiento para todos quienes participan con sus pareceres en este espinoso tema planteado en Acerca del Tránsfuga. Me detengo sólo un segundo en el comentario de Juanca, quien ha echado a correr una interpretación que alcanza con el rétulo de tránsfugas a aquellos que sin abandonar su partido, cambiaron de bloque, o no apoyaron a sus candidatos en 2003. Me parece que lo sucedido a partir de la bienvenida tardía a América Latina que significó para Argentina el final del 2001, en muchos y variados aspectos, determinó conductas que suponían una anunciada disolución final de los partidos políticos tradicionales (lo que no sucedió), y el acomodamiento a las circunstancias excepcionales que derivaron en la elección presidencial del 2003. Esta no es una justificación de esos procederes, sino una explicación a los mismos. En lo personal creo que el vocablo tránsfuga se agota en los dos comentarios de Diego Brest. Llega en ellos al límite. Extenderlo más allá de lo que Brest consigna, implicaría una división entre justos y pérfidos que no estamos en condiciones de dirimir, y no favorecería la recomposición democrática de los partidos, ni el diálogo político.

  15. Dulce Soledad Suárez

    Si bien es cierto que hay personas a quienes se le pueden imputar “inconductas” por decirlo de alguna forma, también es cierto que no es conveniente para el sistema democrático (si es que tanto quieren vivir en democracia) hablar de personas, dar nombres como lo hacen aquí. Sino que más bien es conveniente debatir ideas (como por ejemplo el sentido o significado de la palabra “tránsfuga”, como bien lo abordó el DR. Polak).
    Ya es común -por desgracia- que en instituciones importantes, centenarias y/o públicas, se hable de las características personales de uno u otro y no de sus conductas (o inconductas) en sí.
    Somos adultos: Basta de hablar de personas/personajes y hablemos de ideas, que son aquellas que mantienen vivas nuestras instituciones, pero que también las pueden degradar hasta hacerlas desaparecer.

  16. Juanca

    La nota del profesor Polak es buena, deja muy claro a quienes se refiere. Los comentarios de Diego Brest son aún más directos. El se dedica al llamado “transfugismo” (creo que es una palabra que no figura en el diccionario, pero ya la incluirán los sabios)radical. En esa línea (la de los radicales) agrego otros ejemplos distintos a los que menciona Brest, quien sin decir apellidos, consigna cargos. En 2002 o 2001 hubo dos senadores de la UCR, al menos, que abandonaron su bloque: Rodolfo Terrago y Gerardo Morales. Este último es el jefe del bloque radical (!) ahora, y se pelea con Cobos, al que acusa de golpista (!), haciéndole el juego a la Presidenta. El senador Ernesto Sanz, junto con Julio Cobos, apoyaron al candidato de otro partido para presidente, Ricardo López Murphy. ¡Pusieron su boleta junto a la del candidato a gobernador! Gente así, sin abandonar su partido, cambiaron varias veces de bando. Són tránsfugas en el sentido amplio que consigna la nota del Profesor Polak.

  17. Dulce Soledad Suárez

    Tiburcio:
    Dejalos, que vayan donde les convenga. Porque te aseguro que si una se maneja con criterio. ¡Se van a tener que quedar en su casa! Eso pasa cuando una las cosas las hace bien: viene el éxito y los mediocres quedan en evidencia. Como esa frase que dice “Arranquen el carro que el tiempo acomoda los melones”. Dejalos que se pasen de bando, con total hipocresía que, tarde o temprano, ni sus hijos los van a querer!!! En general los “transfugas” son resentidos, inseguros y tienen algún garve problema en el marote, jajajaa… Porque ni se dan cuenta que de nada sirve que sus “apellidos importantes” figuren, si no los repaldan con ideas útiles y acciones.
    Otra cosa: siempre hay que impregnarse de optimismo, es el camino.
    D.S.S.

  18. Diego Brest

    Estimado doctor:
    En Corrientes a los tránsfugas se le dice “poncho yeré” es decir poncho dado vuelta, que refiere a una actitud camaleonica que cambia de color según el lado del poncho que se tenga a la vista, son los que en todos lados se conoce como traidores, sin atenunantes, es lo contrario de morir por sus ideales o convicciones (aunque más no sea en sentido figurado – el morir digo) lamentablemente desde el menemato para acá se hizo un culto de todo lo que sea desdibujar a los partidos políticos, al punto que convertimos en letra muerta al nuevo artículo 38 de la Constitución Nacional que predica que “los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema republicano..” basta con ver nuestro pasado reciente, con los casos de los intendentes de San Isidro y Vicente López (entre muchos otros de la Provincia de Buenos Aires) o los gobernadores de Santiago del Estero, Corrientes, Rio Negro o el propio Vicepresidente de la Nación y el inventor de esta pólvora (el finadito), para darnos cuente de que si no recreamos partidos políticos con autoridad y ejemplo no tenemos futuro como sociedad políticamente organizada, porque prospera el vivo y el cultor del salvesequienpuedismo. lo saldudo cordialmente.

  19. Tiburcio

    No estoy de acuerdo con lo que dice Dulce. Al principio me pareció bien, atinado, reflexivo su comentario. Pero no, los tránsfugas son tránsfugas, traicionan a sus partidos y a sus electores. No tienen excusas, son tránsfugas. Van donde les conviene

  20. Dulce Soledad SUárez

    A ver: no está mal “pasarse de bando”, siempre y cuando no devenga en un absurdo o vaya en contra de la ética (en la mente de cada uno esta este rasgo de identidad) Como bien dice Bukoski en su poema “Manejando a través del infierno”, se pueden tolerar los “Cambios de carril”.
    Más allá de lo que surja de la letra de la ley o de los nombres con los que se identifican los partidos poíticos, lo importante son los hechos que quedan plasmados en las costumbre , ene le jercicio del quehacer político,
    saludos,
    Dulce
    dulcesoledad20@hotmail.com
    http://www.unencuentroconelarte.blogspot.com
    encuentroconelarte@fmradiocultura.com.ar

  21. Tiburcio

    Bien dicho, tordo, los radicales de ahora son un asco. Se doblan por los cargos, se pelean sin parar. Aquella carta del insigne radical intransigente Leandro N. Alem de 1895 renace más de un siglo después: “Los radicales conservadores se irán con Don Bernardo de Irigoyen; otros radicales se harán socialistas o anarquistas; la canalla de Buenos Aires, dirigida por el pérfido traidor de mi sobrino Hipólito Yrigoyen, se irá con Roque Sáenz Peña y los radicales intransigentes nos iremos a la mismísima mierda” Los que se van a la mierda ahora son los radicales del pueblo

  22. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Gracias Bocha por su reflexión, que no por breve deja de ser profunda.

    Respecto al comentario de Diego Brest, sería saludable que la UCR tomara nota del mismo y actuara en consecuencia. Brest retrata una circunstancia de muy baja calidad institucional y partidaria. Una más que se agrega a las actuales peleas por la conducción de los bloques parlamentarios, la primera de ellas transmitida en directo por televisión como si fuese un mal espectáculo deportivo. A la par de reclamar diálogo y consenso a nivel nacional, se privilegia como método habitual la rencilla interna y el acomodamiento personal. En especial en las vísperas del comienzo de un año electoral, esa actitud constituye el paradigma del desacierto. Y la estolidez.

  23. Diego Brest

    Estimado Dr. Federico Polak:

    Con motivo del transfuguismo permanente del gobernador de la Provincia de Corrientes de la que soy habitante escribí en medios locales en noviembre de 2009(en oportunidad en que Ricardo Colombi fue a Olivos a prometer acompañamiento electoral a Nestor Kirchner dias antes de asumir su actual mandato de gobernador), lo siguiente: RICARDO COLOMBI – TRANSFUGUISMO POLITICO – LA CON-DUCCION NACIONAL DEL RADICALISMO TIENE LA PALABRA. Que el gobernador electo de la provincia, Dr. Horacio Ricardo Colombi, es un tránsfuga no es novedad, procedió así desde su “más tierna infancia política” siendo el Intendente “regalón” del entonces Gobernador de la Provincia, Raúl Romero Feris, ya como gobernador de Corrientes en las presidenciales planteó el voto a Nestor Kirchner en contra de su correligionario Leopoldo Moreau y en las legislativas siguientes entregó las listas de legisladores nacionales a los candidatos del Kirchnerismo, más tarde, como Diputado Nacional adhirió a la “transversalidad” proponiendo la formación de un bloque de no menos de doce diputados nacionales radicales alineados con Kirchner, que terminó siendo un bloque unipersonal.
    Ahora, recién electo Gobernador y antes de asumir, ya fue a prometer apoyo a Kirchner (o a su esposa, la actual Presidente Cristina Fernández) para las elecciones presidenciales del 2011, en un gesto gratuito de camaleonismo político, que nos rebaja como sociedad y que lejos de poner a Corrientes en un pie de igualdad con el poder central, somete y denigra a nuestro gobierno provincial, cuyo nuevo titular aparece rindiendo pleitesías al presidente del Justicialismo.
    Es falso que esta sea la vía para construir una relación institucional madura entre el gobierno nacional y nuestro gobierno, porque Nestor Kirchner no cumple ningún rol institucional en el gobierno central, porque es el jefe político del partido al que debemos hacer oposición y porque un gran sector de la sociedad argentina que se referencia con el radicalismo desautorizó sus prácticas políticas con un rotundo no a sus aspiraciones hegemónicas en las elecciones legislativas nacionales de junio.
    El señor Ricardo Colombi falseó un discurso opositor diciéndose del lado del campo y defendiendo el federalismo, pero era un discurso trucho porque en el mismo momento ya estaba planteando al Kirchnerismo la posibilidad de bajar a su candidato y que el triunfo local de Ricardo Colombi se leyera como una recuperación de Nestor Kirchner, de la derrota electoral de junio.
    Entonces, lo que ocurrió esta semana era perfectamente previsible, la pregunta es ¿cuál es la respuesta que deben dar a esta transfugueada los dirigentes nacionales Gerardo Morales, Ricardo Alfonsín?, ¿qué debería hacer José Luís Bellia que se subió al carro del triunfalismo de Ricardo Colombi extraviando la línea de lo que debía ser una intervención partidaria ecuánime y equilibrada? y lo más importante ¿resulta creíble que ignoraran los quilates del pupilo? sinceramente, cuesta creer que personas fogueadas en política no sepan que “la cabra al monte tira”.
    Queda por ver si el enojo inicial del presidente de la UCR, Gerardo Morales y el desconcierto generalizado de los dirigentes nacionales del radicalismo, es real o es una puesta en escena que se diluirá ante una explicación vaga e inconsistente del ofensor.
    Con alarma veo que nuestros dirigentes ya están hablando que se sacó la cuestión de contexto, que la actitud a repudiar es la de Nestor Kirchner, que Ricardo Colombi se está inmolando por el bien de su provincia y sarasasasa. Debemos recordar el mandato histórico del radicalismo condensado en la máxima que nos dejó Leandro N. Alem ¡Que se rompa, pero que no se doble!, pretender que Ricardo Colombi siga expresando al radicalismo correntino es una ficción que ya no cree nadie y cada tanto nos revolverá las tripas con una jugada como la que hizo esta semana.
    Lamentablemente la intervención dispuesta por el Comité Nacional de la UCR, confiada a Carlos Ulrich y Hugo Maldonado (diputados chaqueños, el primero nacional y el segundo provincial) se aprestan a entregar a Ricardo Colombi (o a algún obediente suyo) la conducción provincial del radicalismo en una elección interna convocada para el 19 de diciembre de 2010, que es un verdadero traje a medida para Colombi, ya ve Dr. Polak en lugar de sancionar la mala conducta se la premia con el favor oficial de la conducción partidaria y los radicales del montón resultamos ajenos al futuro del radicalismo.
    Disculpe que personalice, pero la herida es grande y la preocupación es aún mayor.

  24. bocha

    Estimado Dr. Polak:
    La condición de transfuga, tal vez sea una de las manifestaciones más acabadas de la cultura del atajo, a la que somos tan adictos los argentinos. El transfuga es la conducta final del transgresor, y la transgresión es moneda corriente aún en nuestras conductas diarias.
    Lo que antes era de derecha ahora aparece a la izquierda y viceversa y todo se justifica.
    Nada es casual.
    Un abrazo

  25. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Coincido con Imerio. La ética no puede ser impuesta. Ni por la ley, ni por la fuerza. Es oportuno el ejemplo que trae del caso de los Custodios de Platón.
    Del comentario de Carlos A. Manus se infiere que también él concuerda con Imerio, al referirse a particulares ejemplos de tránsfugas duales, repetidos una y otra vez, desprovistos de ética personal que los impulse a renunciar a sus bancas.
    Apunto que creo en la existencia de infinitas variedades de tránsfugas. Algunos muy actuales y ciertamente especiales, encaramados a cargos de funciones difusas.
    Una cuestión: ¿el tránsfuga es asimilable a una persona aquejada del trastorno médico de personalidad múltiple? A quien contestare afirmativamente habría que señalarle un exceso de piedad: los enfermos mentales confunden la realidad, no la reconocen, en tanto el tránsfuga es conciente de la naturaleza de sus actos, se aprovecha de los mismos, procura el beneficio propio, nunca el bien común

  26. Carlos A. Manus

    La Coalición Cívica es el partido que experimentó la mayor sangría al ser coaptados varios de sus miembros.
    Esos tránsfugas se encaramaron a esa agrupación cuando no los conocía nadie para, más tarde (nunca antes), descubrir que Lilita Carrió es autocrática y, creyéndose presidenciables, constituyeron bloques individuales.
    No existe una ley respecto a que las bancas pertenecen a los partidos. Tampoco existe la necesaria ética personal para renunciar a esas bancas.

  27. Imerio

    Creo que el tema planteado está en el centro del debate político. El tránsfuga “se salva a sí mismo” y hiere la credibilidad de la política toda.
    Es el artífice del desánimo y el desengaño.
    En sus último años Platón, producto del desegaño de la política escribe su obra maestra “La República” en la que plantea el modelo del monarcarca ideal, el “Rey filósofo”.
    Allí rememora el caso de los Custodios. Refiere que en una ciudad los hombre libres designaron a otros para que cuidaran de ellos y de la ciudad, para que los custodiara.
    Pero una noche los custodios se emborracharon y la ciudad sufrió grandes males.
    Entonce los ciudanos reflexionaron: “Nombramos custodios para que nos custodiaran. Pero “quien custodia a los custodios?
    El tema de la política y los polìticos es el de siempre: En el centro de la discusión se halla a prueba la dimensión ètica del destinatario del mandato popular.
    Y como sabemos la ética no se puede imponer por la fuerza o por las leyes.
    Cuestión de escrúpulos.

    Imerio

  28. Federico G. Polak Autor de la entrada

    Para Euskal du Nak: Sebastián Verea se ha encargado de la enmienda respecto al Coronel Artemio Gramajo, disipando las dudas de la versión original. Ahora la nota sólo señala su gula.
    Para Eugenia: Queda confirmado que es cierta su afirmación (“Ojo que Verea sabe”)

  29. Eugenia

    Ojo que Verea sabe.

    Coincido con el posteo de “Delfín”, personalmente opino que las bancas son de los partidos.

  30. Federico G. Polak Autor de la entrada

    A Euskal du Nak: Le traslado su inquietud a Sebastián Verea para las correcciones necesarias de las frases finales del tercer párrafo de la nota. De manera alguna se quiso señalar en ella al Coronel Artemio Gramajo como un tránsfuga. Por el contrario, el edecán del presidente Julio A. Roca fue un hombre leal, apenas alcanzado por uno de los siete pecados capitales, la gula

  31. Delfín

    Me ha tocado escuchar a políticos discutiendo sobre este tema y siempre llegan a la misma disyuntiva: la banca (en caso de Dip. o Sen.) ¿Pertenece al partido o a la persona?. Esto es algo que debería aclararse en una ley que bien propone el comentarista de arriba.

  32. JUJE

    Lo que dice Federico en el comentario anterior es muy cierto, hasta ahora lo manejan los propios partidos políticos, por ejemplo en la UCR los cargos son del partido (ojo que a veces se presta a temas puntuales de dudoso origen Ej: Ricardo Felgueras Dip Nacional si mal no recuerdo año 87) no podemos decir lo mismo de otros partidos que no hacen mención -en su organización interna – a este tipo de situaciones y es ahi cuando se producen esos desalineos tan vergonzosos.

    Los partidos políticos deberían exigirles la continuidad en la linea de quienes lo llevaron como representante de otros tantos.

    Volviendo al posteo primero es lamentable pero se ha hecho un culto al tránfuga. y eso que resultaba causal de ser señalado con el dedo socialmente, terminó siendo el aplauso indigno a un ídolo popular.

  33. Euskal du Nak

    Estimado Doctor Polak: en caso de ser posible, le sugiero modificar el orden de las frases finales del tercer párrafo de su contundente nota, ya que para el lector ligero, como es mi caso, la acusación de transfuga parece comprender al coronel don Artemio Gramajo, quien no parece merecer ser encuadrado en esa categorìa.
    Lo saludo atentamente, Euskal du Nak

  34. Federico

    Coincido con lo que dice la nota, pero con una nota suelta así por que sí no alcanza ¿Por qué no dictar una ley que obligue a los tránsfugas a renunciar a sus cargos, cuando se cambien de partido? La razón puede ser porque los políticos son todos unos tránsfugas,y no les conviene. Los traidores a la patria no merecen más que se les de una patada por detrás. A tomar por culo, como dicen los gaitas.
    Bueno, todos los políticos no serán transfugas,pero sí la mayoría. Verlos llorando por Kichner en el velorio hace unos días, cuando antes lo apostrofaban, decían que era un ladrón y un prepotente, me dio asco. Un asco muy fuerte. Total

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*