Desarrollo o Hambre (Cuarta Parte)

Al entrar victorioso a Santiago de Cuba el 1º de enero de 1959, Fidel Castro dijo: “Esta vez sí que es la Revolución”. Los cubanos estaban eufóricos por la caída de Fulgencio Batista. Ricos y pobres abrazaban con entusiasmo a los guerrilleros triunfantes que encarnaban la nueva esperanza de un renovado orgullo nacional. Pero no tenían claro qué quería decir Castro cuando aludía a la Revolución. Recién dos años más tarde lo entenderían: el 16 de abril de 1961 el mismo Fidel proclamaba el carácter socialista de la Revolución. Al día siguiente, una brigada de exiliados cubanos, apoyados por los Estados Unidos, desembarcaba en playa Girón (Bahía de Cochinos). En setenta y dos horas los invasores fueron derrotados, lo que no sólo demostró que la Revolución era una realidad, sino también que sobreviviría. 

Pero otra pudo haber sido aquella realidad.

La historia de Cuba, a partir del Tratado de Reciprocidad con Estados Unidos de 1903, terminada la Guerra de Independencia (1895-1898) que devastó la industria azucarera, consistió esencialmente en un combate contra el monocultivo dentro de una economía dominada por el capital extranjero. Hasta los años ´50, los capitales estadounidenses controlaban la industria azucarera. Cuba contaba apenas con una modesta clase industrial no relacionada con el azúcar. En los años ´30 la mayor parte de la población era urbana. Después de la Segunda Guerra Mundial, la clase media procuró ascender en la escala social. Con el azúcar como base, la economía era dependiente,  y sus grandes flagelos políticos y sociales se agravaron notablemente durante la dictadura de Fulgencio Batista, no sólo en lo referido a las libertades públicas y al uso sistémico de la represión, sino también a los indicadores socioeconómicos, por la tasa de desempleo creciente. Sin embargo, durante la década de los ´50 la transformación del monocultivo parecía ser sólo una cuestión de tiempo. Existía capital norteamericano, y un programa global del gobierno para el desarrollo económico. Aumentaba el turismo atraído por el casino, la vida nocturna y las playas de ensueño. En Camagüey, el King Ranch de Texas, introducía nuevos métodos de crianza de ganado que comenzaron a modernizar esa industria. Es probable que la Cuba que pudo haber sido, pero no fue, hubiera reclamado parte del mercado norteamericano del fast food.  Demostraba aptitud para ello. Pero el gobierno prestaba más atención a permitir operaciones de hampa: una ley de 1958 habilitó a los bancos cubanos a realizar transacciones internacionales, por lo que florecieron el tráfico de drogas y el lavado de dinero. El factor político impidió la transición de la dependencia clásica económica de Cuba hacia alguna forma de desarrollo económico capitalista dependiente. No existió una alianza de clases entre los empresarios, los trabajadores y el estado. Esa alianza hubiera permitido una transición adecuada hacia el desarrollo teniendo en cuenta la composición de la población de la isla, su campesinado y el grado cultural de los habitantes de sus ciudades.

Fidel Castro inauguró un período que se podría denominar “Reformismo”, que  se extendió desde el 4 de enero de 1959 al 16 de Abril de 1961. El programa del primer presidente del gobierno revolucionario, el jurista Manuel Urrutia, y de su gabinete – compuesto por liberales cubanos- consistía en la promoción del crecimiento económico, el reparto equitativo de la riqueza, la transparencia pública, la instauración del Estado de Derecho y la defensa de los intereses nacionales. Era muy parecido al reformismo cubano de los años ´20, pero con una diferencia de origen: el nuevo reformismo no había llegado a constituir un movimiento. Ahora el gobierno era el producto de una huelga general con el respaldo del ejército rebelde. Las coincidencias consistían en la esperanza de convertir a Cuba en un país rico e independiente. La diferencia de origen fue exteriorizada el mismo 1º de Enero por Fidel Castro: “El poder no ha sido el fruto de la política, sino el fruto del sacrificio de cientos y de miles de nuestros compañeros. No es nuestro compromiso sino con el pueblo y la nación cubana”.

El ministro de economía Regino Boti, y el presidente del Banco Nacional, Felipe Pazos, propugnaban el crecimiento económico y la justicia social, rechazaban la inmutabilidad del monocultivo, los términos de las relaciones con los Estados Unidos, la imposibilidad de la industrialización, la escasez del capital nacional y la primacía de las inversiones extranjeras. Abogaban por la reforma agraria, la modernización de la industria azucarera, la industrialización sustitutiva de importaciones y las inversiones de capital nacional y estatal. Promovían el pleno empleo y el crecimiento económico así como la redistribución del ingreso nacional.

Los grupos económicos celebraron el triunfo de la Revolución. Los hacendados, los colonos, los ganaderos, los productores de tabaco y arroz, los industriales, los dueños de establecimientos comerciales, los empresarios privados y las corporaciones nacionales y extranjeras, publicaron avisos de felicitación en los diarios cubanos, aunque no todos lo hicieron con el mismo entusiasmo.

El programa inicial del gobierno no era excepcionalmente radical: lo     fundamental era la reforma agraria, basada en el artículo 90 de la Constitución de 1940. Proscribía el latifundio y el incremento de la propiedad extranjera sobre la tierra.  Distinguía a los empresarios incluidos en el llamado a la unidad nacional para defender los intereses populares, de los otros sectores de las clases económicas. Excluía a quienes habían apoyado la Enmienda Platt y la reciprocidad comercial, renunciando al control nacional de la economía. En cambio, apoyaba a los cubanos de clases adineradas que habían invertido en la industria y en la diversificación de la agricultura. El 16 de marzo de 1959, el editorial del periódico Revolución del Movimiento 26 de Julio decía acerca de ellos: “Sus intereses coinciden con los intereses de la nación”.  Y Raúl Castro los denominaba “los compañeros patronos”.

Era una reforma, no una revolución. Una reforma cuyos tres pilares eran el campesinado, la clase obrera y la burguesía progresista. Tenía más de reparación reformista que de sustitución de un orden por otro. El origen ideológico de Fidel Castro, su primera fuente, fue la doctrina social cristiana.

Los Estados Unidos admitieron al gobierno con renuencia primero, e incomprensión, después. En abril de 1959, Fidel Castro viajó a Estados Unidos en una visita no oficial. Marifelí Pérez-Stable apunta: “En el supuesto caso de que el gobierno de Dwight D. Eisenhower le hubiera ofrecido ayuda, quizá Fidel la hubiera aceptado; si la hubiera pedido, es probable que se la hubieran concedido. Pero ninguna de las partes tomó la iniciativa y, poco después, el Departamento de Estado y la CIA decidieron que era imposible mantener relaciones amistosas con el gobierno de Castro, y comenzaron a idear los medios para ayudar a derrocarlo y sustituirlo por un gobierno que simpatizara con los Estados Unidos”.

En 1960 Cuba recibió la visita del líder soviético Anastas Mikoyan, quien propició la celebración de un acuerdo comercial quinquenal con la URSS. Ese mismo año, el barco Le Coubre estalló en el puerto de La Habana, y el gobierno culpó de ello a la CIA. Fidel Castro cambió el lema revolucionario “Libertad o Muerte”, de contenido libertario, por el de “Patria o Muerte”En Junio se produjo la confiscación de las propiedades de las empresas Texaco, Shell y Standard Oil, cuando se negaron a refinar petróleo crudo venido de la URSS. En Agosto, se nacionalizaron las propiedades norteamericanas y el conflicto internacional adquirió características irreversibles. La OEA condenó a Cuba en septiembre. El 3 enero de 1961, Estados Unidos declaró la ruptura de relaciones diplomáticas. El 17 de abril la invasión en Playa Girón, conocida como la de la Bahía de los Cochinos, fue precedida por la declaración de Fidel Castro del día anterior, que declaró el carácter socialista de la Revolución Cubana. El período de la reforma había terminado, y el 19 de abril, de hecho quedó abrogada la Enmienda Platt.

Jorge I. Domínguez, prefiere una interpretación no teleológica de la historia de Cuba. Descarta, por esa razón, la versión oficial, porque presume que la historia nacional marchaba a través de más de un siglo para lograr la independencia nacional cuyo clímax fue la revolución triunfante en 1959. No adhiere tampoco a la versión de Miami porque ésta presume que Cuba marchaba durante esos años hacia una prosperidad capitalista y democrática interrumpida por la acción de un grupo aguerrido pero minoritario capitaneado por Fidel Castro. Según una interpretación abierta de la historia, ésta pudo haber sido distinta. Existieron factores, causas, estructuras, tendencias, movimientos, y personas que pudieron, en diversas instancias, darle a la historia de Cuba un giro que no tuvo, basado en el posible papel que pudo haber tenido la Asociación Nacional de Industriales de Cuba en la construcción de una economía política distinta para el país. Hubiese sido distinta la historia de Cuba también a fines de los ´ 60 si los sindicatos no hubieran sido de hecho sustituidos por el movimiento de obreros de avanzada. Pudo haber sido distinta la historia de los ´70 si el gobierno y el partido comunista hubieran permitido la profundización y el real crecimiento de los gobiernos municipales y provinciales. El proyecto “revolucionario” original cubano procuraba la soberanía nacional y la justicia social. El segundo “gobierno revolucionario” tuvo éxito, suceso que perduró hasta fines de los ´80: logró satisfacer las necesidades básicas de la población en un marco de igualdad. Después hubo una distorsión abusiva y dictatorial de la libertad, pero es importante recordar esas «victorias de la revolución» al observar su pasado y las perspectivas de Cuba en esta segunda década del siglo XXI.

El proceso generó, en sus comienzos, un desbordante optimismo con respecto al futuro: por fin Cuba podría desarrollar todo su potencial. La diversificación era la clave del crecimiento económico, del aumento del empleo y de la redistribución de la riqueza. La independencia nacional y la justicia social dejarían de ser algo más que un noble ideal si se conducía al país, con determinación, al desarrollo económico. La nación se movilizó como nunca antes. Desde 1959 la proporción de la renta nacional que iba al 40% más pobre de la población se elevó de un 6,5% hasta cerca de un 26%. El sesgo industrialista del gobierno, en su lucha contra el monocultivo, fue innegable. Su ministro de Industria, Ernesto Guevara, dijo en junio de 1964: “¿Cómo se puede producir el tránsito al socialismo en un país colonizado por el imperialismo, sin ningún desarrollo de sus industrias básicas, en una situación de mono-producción, dependiente de un solo mercado?”

3 pensamientos en “Desarrollo o Hambre (Cuarta Parte)

  1. Mario Cerruti Gianetto

    EL EQUÌVOCO DE MANIFESTAR UN SUPUESTO TRÀNSITO DE IMPERIALISMO A SOCIALISMO
    Se deberà primeramente decir què se entiende por socialismo.¿A la izquierda o derecha de que?.-Simplemente lo que se debe entender,es GOBIERNO DEL PUEBLO PARA EL PUEBLO,a travès de sus representantes legìtimamente elegidos por elecciones libres.Se tomarà un ejemplo.RUSIA
    El zar Alejandro II «El Grande»,habìa ordenado redactar una Constitu-`
    ciòn.El ùkase para ordenar su promulgaciòn estaba listo para la firma,
    cuando se produjo el atentado que le costò la vida.Descendiò del carruaje que le habìa obsequiado Napoleòn III-que era blindado-para alentar a sus escoltas heridos y una nueva bomba lo hiriò mortalmente.
    Se señala.La conjura para matarlo,habìa sido preparada por facciones de derecha-en un règimen feudal donde sòlo existìa un Consejo dòcil a la corona-bajo la direcciòn de la hija de un elevado dignatario de pa-lacio.Alejandro III,diò una ojeada desdeñosa a la Constituciòn de su padre y la echò de costado.Siguiò una polìtica de fuerte y absoluta rusificaciòn.El ùltimo zar,Nicolàs II,aceptò la formaciòn de partidos polìticos y que se formara la Duma-òrgano legislativo-pero la corona se reservò la facultad de disolverla cuando lo estimara oportuno.Es de-cir,se mantuvo la suma del poder pùblico.Con la revoluciòn de octubre de 1917,acunada por la Alemania del Kaiser,que permitiò y ayudò a Lenin y sus compañeros el trànsito a Rusia en un vagòn precintado,el
    grupo bolchevique que primò por sobre el menchevique,con a la cabeza
    Vladimir Ilich Ulianov (Lenin)anunciò que el pueblo gobernarìa y que darìa esa tierra que prometìa en sus discursos de campaña.Pero hete aquì que:Los Planes Econòmicos de Lenin,desembocaron en el fracaso.Los
    agricultores,a los cuales se les sacaba el producido de sus sembra
    dìos y cosechas,comenzaron a no producir y el gobierno bolchevique,tu-vo que aceptar y respetar un principio de propiedad privada y permi-
    tir que el agricultor dispusiera de una gran parte de su producciòn.
    ¿Què pasò con la cabeza?Los gobernantes bolcheviques,primordialmente Stalin,se caracterizaron por imponer una dictadura sangrienta,violenta
    y sin piedad.Con el tiempo,los jerarcas del règimen,se transformaron en lìderes de todas las industrias que componìan el aparato productivo
    ruso,con explotaciòn delpueblo amordazado y temeroso de la ira del Jerarca Supremo.Pero hete allì,que con el sentir de la Gran Madre Rusia,dentro de ese sistema dictatorial,sin medida,Rusia pasò de ser un Estado Feudal bajo el gobierno de los zares,a un paìs de desarrollo
    en los màs varios aspectos,que culminò con la polìtica aero espacial.
    Pero debe notarse que,aun diciendo que el gobierno de los zares cons-tituìa un gobierno feudal,debe señalarse que los dos intentos de cambio,fueron abortados por acciones de la extrema derecha.Uno,el aten-
    tado a Alejandro II.El otro,la polìtica que impuso el ministro STOLIPYN,el ùltimo gran ministro de la Rusia Zarista,que,prosiguiendo la polìtica intentada por Alejandro II,que manumitiò a los siervos,creò
    un Banco que daba en condiciones màs que favorables crèditos a esos siervos manumitidos-pero que no tenìan tierra a su nombre y no la po-drìan haber tenido-a los efectos puedan comprar la tierra y pagaran con toda extensiòn los prèstamos.El ministro STOLIPYN,fue muerto mientras asistìa al teatro a una funciòn de gala,por un atentado orques
    tado por la màs extrema derecha.El règimen de impronta calificada como
    «socialista»,pasò del feudalismo a ser un règimen de desarrollo en todas los aspectos,hasta llegar a la Polìtica Espacial y desarrollo ele
    vado tecnològico,sin ayuda de paìs alguno.Sòlo con la mezcla del temor
    a la autoridad absoluta y a esa convicciòn del amor a la Gran Madre Ru-
    sia,que caracteriza al pueblo eslavo.Pero el sistema se fuè deterioran-do con el tiempo,por las fluctuaciones històricas,se desembocò en la
    «glasnost»,la caìda del règimen comunista,la economìa de mercado y la
    creaciòn de la Federaciòn Rusa,con un Presidente y un Primer Ministro,
    elPoder Legislativo vigente a travès de la Duma,se respetò nuevamente
    la religiòn-libertad de cultos-siendo la ortodoxa con el Patriarca de
    Moscù la predominante y la vuelta de la bandera patria,incluso con el àguila de dos cabezas.En suma.No hubo ayuda de paìs alguno.Las fluctua-ciones operaron dentro del propio paìs,no se pudo hablar de supuesta fluctuaciòn de un «imperialismo» a un «socialismo»,no hubo influencia polìtica externa,desde el punto de vista sociopolìtica y,en suma,no se puede hablar de deslizamiento de «imperialismo» a «socialismo».Desde el punto de vista sociopolìtico,vuelvo a decir.-¿Derecha o izquierda de que?.Lo que debe primar es la Patria,con gobierno elegido por el
    pueblo y que gobierne para el pueblo.Las facciones deben armonizar en el interès nacional y el respeto de las libertades ciudadanas.En nuestro paìs,quien bregò por implantar un gobierno que tendiera absolu-
    tamente al desrrollo,fuè FONDIZI,pero lamentablemente le abortaron su
    polìtica por intereses mezquinos y el paìs perdiò 20 años circa,en com
    paraciòn con nuestro gran vecino Brasil.ALFONSIN,fuè el ùltimo gran lì-der que intentò un desarrollo en paz,libertades y respeto,primordialmen
    te con la Justicia actuando dentro de la Constituciòn,para imponer la justicia debida.Se puede razonar,con a la vista los lìderes citados.¿Es
    taban a la derecha o a la izquierda de què?sòlo miraban a la Patria y
    buscaban servirla respetando los màs elevados ideales republicanos.

  2. Dulce Soledad Suárez

    Me parece que no se puede producir el tránsito al socialismo en un país colonizado por el imperialismo, mientras no cambien su cabeza. Sin industrias básicas y dependiendo en casi todos los aspectos de otro país (superpoderoso, claro), seguirán así por mucho tiempo…
    Placer leer este artículo; mucho trabajo de investigación además de un poco común bagaje cultural y objetividad por parte del autor.
    En varios sitios webs con ínfulas de seriedad harían falta autores como los que escriben acá. No se valen por sus apellidos o trayectoria,en principio, sino por los indudables conocimientos académicos complementado con el buen manejo de la pluma.
    Buen criterio por parte de quien selecciona las publicaciones. Me encanta que estén.
    Saludos cordiales,
    Dulce Soledad Suárez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.